Cuando leí que el letrero decía “Free stuff” (cosas gratis) , fue suficiente para invitarme a un momentito a solas conmigo. Revisé el GPS y la casa (donde estaban regalando todo), quedaba a 3 minutos de la mía. No me lo podía perder.

Me encantan las ventas de garaje, las tiendas de antigüedades, las pulguitas. Creo que hay mucha magia en esos lugares; la curiosidad por cada objeto y el deseo de llevarte lo que tiene alguien más en las manos, hace que se conviertan en oportunidades de estar 100% presentes, sin tiempo, sin presión , ni expectativas. Todo es una sorpresa, cada artículo, un tesoro, una historia.

Aquí algunas de las cositas que me traje a casa de la última vez que fui: libros, una campanita hecha en México, una ventana miniatura en madera, un adorno para el patio y platos decorativos pintados a mano.

IMG_1908.JPGMientras las limpiaba, pensaba en el camino que tuvo que recorrer cada pieza hasta llegar a mi casa. Ahora solo es cuestión de encontrarles un lugar para que sigan escribiendo su historia. 

 

IMG_1945 2.JPG

Anuncios