De irse y tener tiempo de mirar pa’ dentro.

No bien ha comenzado el calendario a correr, cuando yo ya tengo medio año agendado en mi cabeza! debe ser buena señal que tenga trabajo en mi tierrita para el primer trimestre, estudios hasta el verano y muchos pendientes para cuando regrese a casa.
¿Vieron? ya le llamo “casa”!!
La verdad que sí… ahí está mi casita! En el pedacito de cielo nublado, en el patio de escasos metros, en  mis momentos de silencio y de aprendizaje, mis noches de vino, mis tardes de música, mis mañanas inundadas de café, en los besos en la frente, en mis flores de la semana y… bla, bla, bla, bla, bla… IMG_7280
Fue en un pedacito de Seattle al que ya le llamo casa, donde viví la mayor parte del año 2014 donde he aprendido a ver todo de una forma distinta, sobre todo a mí misma.  Siento que he aprendido más de mí en este año, que lo que había hecho en los últimos 10. Les cuento en 5 viñetas:
  • El 2014 fue el un año de mirar pa’ dentro 
 
Sin dudas me cambió, me sacudió, me hizo más vulnerable, más cuidadosa de mis palabras y mis pensamientos, menos dura al juzgar cuando me obligué repetidas veces a ponerme en la posición del otro (o al menos tratar porrrrrrrrrrrque eso no es tarea fácil!). Ahora siento que me duelen más mis errores, mis ofensas sin intención cuando se me va la mano… o la boca. He sido muy critica conmigo, muy consiente de mis acciones, he tratado de ser coherente y muchas veces me he reprochado mis locuras, mis impulsos, mis rencores.

Pero también he aprendido a perdonarme, a felicitarme internamente cuando supero alguna situación que me atormenta y a “soltar en banda” las cosas que me duelen de gratis. (Y ES FÁCIL??) Hay que aprender a elegir emociones y yo finalmente logré comenzar a dominar ese “arte” este año (no siempre con suerte; hay días que no vale na’ jejeje).
 
  • Anduve en busca paz interior y de domar mis demonios internos
Aprendí a vivir mejor conmigo misma, a darle importancia (y gustos) al ser, a buscar más respuestas sin forzarlas y a darle tiempo a que las cosas tomen su curso sin que yo sienta que debo hacerlo personalmente, una tarea difícil para los que como yo, piensan que hay cosas que para que sucedan hay que empujarlas personalmente.
Una de las cosas que más disfruto es que, con tanto tiempo libre, aprendí a ver más allá de lo que antes miraban mis ojos y es por eso que disfruto tanto una caminata a solas, una conversación con un extraño, de repente tengo un amor muyyyyyy grande -y muy difícil de explicar- por las cosas “insignificantes” o por mis alegrías pariguallas como les llamo yo.
IMG_4489
En el año que se fue, tuve que aceptar ese manojo de emociones en el que a veces me convierto. Señores, no se puede pelear con las hormonas, hay que darles su tiempo para que hagan de uno lo que quieran! pero luego… hay que componerse. No se les puede uno rendir, porque vuelven loco a cualquiera entre las lágrimas porque sí, los ataques de ira contra el mundo y el cambio repentino de la alegría al llanto y viceversa. ahh que duro nos pegan!
  • Un año de justificar lo injustificable 
Con el cambio al mudarme del país, tuve que asimilar que estaba cambiando de espacio y con eso también estaba cambiando mi enfoque de vida sin darme cuenta. Entendía que al dejar mi país, mi familia, mi carrera (por un tiempo) iba a tener que ser fuerte, pero no me creerían si les digo que lo que me sacudió y me tomó por sorpresa fue verme de repente enfrentada con un monstruo que no me esperaba: el de las expectativas ajenas.
Irse, cambiar, dejar atrás cualquier cosa de por sí es difícil. Dejar comodidades, afectos, la certeza de lo conocido, es retador, pero a eso agregarle la presión, los cuestionamientos, la mala energía disfrazada de dudas, puede desgastarte si no estás preparado. Uno se convierte sin querer en un justificador de sus días, de lo que hace o deja de hacer, de lo que quiere, de lo que ahora sueña…. y a la vez se convierte en un deseo constante de que todos estén contentos, de que entiendan, en fin, desgasta.
Pero miren si la vida es maravillosa que siendo eso lo más difícil, fue a la vez  uno de los mejores regalos que recibí este año: confirmar —de tanto repetirlo a quienes me cuestionaban—  que estoy cómoda con quien soy independientemente de dónde me encuentre, de cómo me vea o qué haga profesionalmente hablando. Que voy a seguir siendo “Yo” aquí o en China, debajo de un puente o en encima de la luna. Que nada me quita o me suma, si no me hace crecer como persona. Nada. 
  • Un año de sentirme niña y mujer con la misma intensidad
IMG_4035
Salir de lo conocido me permitió sentirme pequeña y grande a la vez! Uno aprende a ver con otros ojos el mundo cuando conoce otros lugares, gente, comida; es una experiencia que llena de humildad porque nos permite ver que sólo somos un puntito pequeñito en el mar de las personas. Experimenté mucho de lo que por comodidad o por convicciones ajenas nunca me atreví a hacer.  Dejé de alisarme el cabello, aprendí a secarme yo misma y hasta cociné un pavo (que hasta bueno quedó) en mi primera noche de Acción de gracias preparada en casa .
IMG_7400  IMG_7384
Quien lo diría?? Por eso digo que desprenderse de lo conocido, quitarse las etiquetas que te han puesto durante toda la vida, puede ser una gran cosa. Descubrir, experimentar, preguntar, nos hace cada día menos “nuestros” y más del mundo.
  • Un año de “no hacer nada”   Cuando la vida te da el chance de “no hacer nada” profesional o personalmente hablando, o estas iniciando de cero a unir piezas, o no estás llevando a cuestas tal o cual etiqueta que te defina, te da una sensación maravillosa de que puedes hacerlo todo y eso se siente chulísimo!! Es como un súper poder que se le da a quien espera en calma, mientras la vida te cambia internamente. Como dice una amiga por ahí: “hay que flojarse y colaborar”. Así que mientras tanto y en lo que sigo viviendo y organizando este desorden organizado voy a seguir disfrutando el nuevo año conociendo más la gente, escuchando más historias y compartiendo con todos ustedes las sonrisas que me regalan esas dos cosas.
Anuncios

12 comentarios

  1. Excelente post. Sintetizar todo un año en 5 viñetas no puede ser una tarea fácil y tu lo hiciste. Me encantó la parte de mirar pa’ dentro. Se te dan bien las palabras.

  2. Amigaaa! ! Te felicito. Hablaste con toda sinceridad, desde el corazón. Has encontrado la difícil fórmula del “Carpe Diem” y de ser feliz…que suele ser más sencillo de lo que pensamos pero somos expertos en complicarnos. Muy contenta por ti!

  3. Waooo!! Waooo! Me ha encantado
    Yo que por decisión propia tuve.qie dejar mi trabajo enero 2014 .me veo reflejada en muchas de.las cosas aquí.planteadas.ha sido duro estar desempleada todo.este año. Sentirme molesta.,.triste.porque se que me he preparado para algo mejor. Al mismo tiempo tengo todo este año viviendo sola. Tuve quer que volver.a mi ciudadnatal algo que no deseaba , y en este año como tu he aprendido a conocerme a valorar las cosas que Dios me ha dado. A depender más de El, y muchas cosas más. Un abrazo.
    PD me encanta como escribes

  4. Wao, que manera tan bella la tuya de plasmar tus viviencias. Te conoci cuando entraste a CDN y desde ese momento he sido una fiel admiradora tuya, te sigo y admiro, he hecho clic con todos tus post. Bendiciones!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s